Nueva Canon C200: características

Canon ha anunciado su nueva videocámara para cine y televisión, la Canon EOS C200, y hemos estado buscando información sobre ella. Así hemos llegado hasta un artículo publicado por Philip Bloom, un director de fotografía con una gran trayectoria internacional. Él cuenta sus impresiones, totalmente imparciales, sobre esta novedad de la marca japonesa, y nosotros os dejamos la traducción de dicho artículo para que las conozcáis y tengáis más información sobre la cámara. Aquí podéis ver el artículo original, por si preferís “the real thing”.

 

¿Ha hecho Canon que el vídeo en raw sea una posibilidad de producción con su C200?

Canon ha anunciado una cámara cinematográfica muy sorprendente en cuanto a sus especificaciones. La C200 ha generado una gran expectación como sustituta de la cámara de cine de bajo perfil, la C100 MKII, que sólo graba en HD y con baja calidad de grabación, pero lo que no era de esperar es que esta cámara grabase raw interno como su principal formato de grabación, lo que es un movimiento increíblemente atrevido, y eso ya es mucho decir sobre una cámara Canon estos días.

 

Éstas son las principales características de la cámara:

  • Grabación 4K interna con Cinema Raw Light o en MP4.
  • Alta frecuencia de fotogramas continuos a 120 fps (máximo) en cuadro completo en modo Full HD (sin cropear).
  • Hasta 15 pasos de rango dinámico (Cinema Raw Light), y 13 pasos cuando no se usa RAW.
  • Dual Pixel CMOS AF con pantalla LCD táctil.

 

 

He tenido la C300 y C100 (de hecho, sigo teniendo la C100) y ambas son excelentes cámaras de vídeo, pero de alguna forma también eran decepcionantes cuando mirabas las especificaciones. Esta es la primera vez que recuerdo que las especificaciones de una cámara de Canon me han sorprendido e impresionado de verdad.

Hablemos de la principal característica primero. La grabación en raw (¿Por qué la gente sigue escribiéndolo con mayúsculas? No es un acrónimo) como principal formato de grabación es realmente, y lo digo de nuevo, atrevido y bastante impresionante. Lo llaman “Cinema Raw Light” y es un raw comprimido de tasa variable. Esto es algo bueno, ya que el vídeo en raw sin comprimir es totalmente inmanejable en cuanto al tamaño de los datos. Hablan de raw 12 bit para DCI 4K hasta 30p, y 10 bit para hasta 60p con un tamaño de archivo de aproximadamente 1Gbps, lo que nos proporciona alrededor de 15 minutos en una tarjeta CFAST de 128Gb. No es pequeño, pero es manejable… ¡con un montón de tarjetas!

¿Y qué pasa si no quieres usar raw porque sigue siendo un tamaño de archivo demasiado pesado para ti? Bueno, en un primer momento ofrece MP4 con h.264 de 8 bits 4:2:0 con una tasa de 35 mbps en HD y 150 mbps en 4K. Es bastante bajo, especialmente en comparación con el formato raw y, por decir una, con la Sony FS7, que ronda el mismo rango de precio. Y para que lo sepas, el 4K interno de la Sony FS5 es en realidad sólo XAVCL a 8 bits 4:2:0 y una tasa de 100 mbps, pero puedes utilizar un grabador externo con esa cámara (y la actualización de firmware raw de pago) para grabar a dicho grabador que puede registrar hasta 12 bits de señal raw y grabar un ProRes de 10 bits 4:2:2 en 4K.

Ya se ha anunciado que añadirán XF-AVC en un firmware para el próximo año, pero no hay información sobre si es 10 bits o no.

 

Canon C200: características

 

He hecho una serie completa sobre autofocus de vídeo, qué funciona y qué no, que puedes ver en este enlace, y ninguna de las cámaras de Sony lo hizo bien en absoluto. El mejor resultado lo obtuve de mi amada Canon 1DX MKII con su pantalla táctil y Dual Pixel autofocus, y la importancia de esto no debe ser subestimada.

El Dual Pixel AF de Canon es TAN bueno que cambia la forma en la que se rueda para ciertas situaciones, sobre todo entrevistas y trabajo con gimbal. Mientras que Sony tiene características increíbles en sus videocámaras, el autofoco necesita que lo mejoren drásticamente. El mejor AF que Sony tiene para vídeo, se encuentra en sus cámaras de fotos A6500 y A9, teniendo ambas un autofocus mediante pantalla táctil usando detección de fase. El hecho de que la C200 tenga este impresionante autofocus mediante pantalla táctil no es sorprendente, pero sí significa que tumba a su hermana mayor, la C300 MKII. En esto, y en el raw interno.

Aún no he llegado a probar la cámara, pero espero hacerlo en breve. El atractivo del raw interno está ahí, pero siguen siendo archivos bastante grandes y, según la web de Canon, no hay aún soporte (y tampoco se prevé que lo haya) para Adobe Premiere.

 

Éste es un extracto de su nota de prensa (Canon):

“Canon ha trabajado con varios socios para asegurar que Cinema Raw Light se intregre con varios programas de software. Como resultado, editar y etalonar el formato Cinema Raw Light será posible con DaVinci Resolve, de Blackmagic Design. Editar será posible con Media Composer de Avid, usando el Canon Raw Plugin para Avid Media Access. Este formato también podrá ser procesado suando una aplicación de Canon, Cinema Raw Development.

El soporte para Cinema Raw Light también está programado para EDIUS Pro, el programa de edición de Grass Valley, a lo largo de 2017. Adicionalmente, una versión futura de Final Cut Pro X, de Apple, soportará Cinema Raw Light de Canon mediante el Canon Raw Plugin para FCProX.”

 

Esto significaría que los usuarios de Adobe necesitarán transcodificar el material antes de editar, un trastorno enorme. La edición raw en Premiere con REDCODE Raw, por ejemplo, es en realidad totalmente factible con un ordenador suficientemente rápido.

Ahora, por supuesto, que si te fijas en la competencia, además de las cámaras Sony antes mencionadas, tenemos la BlackMagic URSA Mini Pro. Ésta también tiene raw interno, pero el tamaño de los archivos es demasiado grande. Sin embargo, ofrece la grabación interna del maravilloso ProRes a 10 bits 422, también en tarjetas CFAST. Lo que esta cámara no tiene es un autofocus decente, o la capacidad de rodar a mucho más de 800 ISO.

La C200 tiene ISO hasta 102.400 (como la C300 MKII y la C700 –nota del traductor-), y espero que se pueda usar hasta los 10.000 ISO aproximadamente, como el resto de cámaras de la gama C (Cine) de Canon. Esto la convierte en una excelente cámara para documental, aunque ahí es donde me confunde que su grabación “no raw” interna no sea suficientemente buena para trabajo broadcast, y el raw sea demasiado inoperable para el mismo fin.

Así que, ¿para quién es adecuada esta cámara? Personalmente pienso que es para cineastas independientes y pequeñas productoras (1 o 2 personas) que puedan lidiar con el flujo de trabajo a menor escala. ¿Qué pasa con las películas? Supongo que sí, probablemente mejor que la C300 MKII, lo que es realmente sorprendente.

No es una sustitución de la C100 MKII. Encaja bien entre ésta y la C300 MKII, incluso la supera en algunos aspectos.

En cuanto a precio, pienso que debería competir con la Sony FS5, aunque no estoy seguro de cuál es realmente el público objetivo. La C300 era y sigue siendo muy usada en televisión, pero ésta no lo será con las opciones de grabación que tiene. Una es demasiado buena, y la otra no es lo suficientemente buena.

Hay rumores de que Panasonic presentará una videocámara con formato Micro Cuatro Tercios (MFT) en el Cinegear esta semana. Será interesante verlo. Si es una GH5 con cuerpo de cámara de vídeo y barata, eso atraerá a muchos, pero no tendrá del impresionante autofocus que tiene Canon, ¡y me produciría un shock si tuviera grabación raw interna! 

Son tiempos interesantes…

 


Artículos relacionados

  • Welab

    leer más
  • Here to Create: nueva publicidad de Hawai Films para Adidas con el Real Madrid

    leer más
  • Requisitos de cámara para producciones originales de Netflix

    leer más

  MIEMBROS PROTECTORES