Filtros internos, filtros manuales, motorizados, externos, para portafolios, oleófobos, hidrófugos, filtros, filtros, filtros… –tienes más filtros que Instagram-. Es evidente que podemos encontrar una gran variedad de filtros y opciones en función de la lente, la cámara o el parasol que queramos a utilizar; pero, vayamos por partes, ¿qué tal si hacemos un repaso?

Atendiendo a la cámara con la que vayamos a rodar podemos encontrarnos con hasta cuatro tipos diferentes de filtros cada uno con sus ventajas e inconvenientes. Filtros neutros internos de acción mecánica, filtros internos de acción electrónica, filtros internos de densidad variable electrónicos y los internos extraíbles, filtros estos últimos que conllevan el inconveniente de tener que quitar y manipular la lente para su cambio aunque mejor, en cualquier caso, que un filtro externo a pesar de ser más tedioso. Un ejemplo de este sistema podemos encontrarlo en la Alexa LF de Arri.

Pero, vayamos por partes. Los modelos de cámara con filtro interno de acción electrónica son una muy buena opción, tanto por sus prestaciones como por su facilidad y funcionalidad ahorrando tiempo en cambios de filtros y permitiéndonos realizar grabaciones más eficientes. Concretamente los modelos de cámara que ofrecen los filtros FSND internos son la ARRI Alexa Mini LF con ND 0.6, 1.2, 1.8y la ARRI Alexa Mini 0.6, 1.2, 2.1ambascon gran formato y filtro motorizado. De igual forma, los filtros FSND podemos encontrarlos en la ARRI AMIRA con control manual, en formatos 0.6, 1.2, 2.1. Con esta opción de filtro, la cámara, aunque tiene el control manual, también permite el control remoto que se puede replicar en tiempo real en un dispositivo. El FSND interno nos abre un gran abanico de posibilidades, por ejemplo, con la Alexa Mini, al igual que las de su familia, nos permite modificar el ND mediante control remoto, tecnología muy útil para grabaciones en drones, o situaciones en las que el acceso a la cámara sea difícil. 

SONY, nos ofrece una de las grandes novedades en el sector en lo que a filtro ND se refiere. La casa nipona ha creado el Filtro de Densidad Neutra Electrónico Variable que ya incorpora en sus modelos FS7 II, FS5FS5 II y PXW-FX9. Este novedoso sistema permite la posibilidad de modificar el rango del filtro durante la grabación evitando así los grandes saltos que se derivan de los sistemas motorizados.

El filtro, de electrónico variable que va del ND 0.6 al ND 2,1, puede modificarse de tres maneras: automáticamente, donde la cámara es la que realiza la modificación del ND eligiendo el valor óptimo para cada momento; filtros predeterminados, de serie los valores son 0.6, 1.2, 1.8, aunque estos pueden ser cambiados para establecer los valores que se prefieran;  y por último, el dial del lateral derecho para una variación de forma fluida de la imagen durante la grabación.

Si hablamos de filtros internos no podemos pasar por alto el que ofrece una de las cámaras de referencia full frame de SONY, la Venice. Utiliza un filtro ND de 8 posiciones y amplio rango (ND 0.3-2.4). Además, incorpora un sistema de servicontrol que nos permite reducir el tiempo invertido en la transición de filtro y es perfecto para su uso en drones, grúas o en grabaciones subacuáticas. Atendiendo a filtros colocados en la lente, la ARRI Signature posee un portafiltro magnético donde colocar filtros de efecto o difusión y, aunque está más pensado para éstos, también permite poner otras gelatinas.

También existen lentes que permiten manipular filtros y, aunque era más usual en zoom más antiguos aún existen modelos como la Angenieux Optimo 25-250 mm donde podemos encontrarnos con un portafiltro trasero donde manipular un pequeño filtro. Sin olvidarnos, claro está, de los filtros enroscables para lentes fotográficas. Para cámaras DSLR o sin espejo podemos optar por la inserción de un Filtro Roscado Circular clásico. Esta es una buena opción, pero para algunas circunstancias la pérdida de tiempo es significativa, como señala CineD

Imaginemos que tenemos que cambiar de lente varias veces en un rodaje, al tiempo perdido en el cambio de lente se le suma la posible diferencia en cuanto al tamaño de la rosca del filtro, además de la posibilidad de que estemos trabajando con lentes como el gran angular o el ojo de pez donde es imposible usar un filtro frontal sin producir viñeteo. 

En esta línea otra opción es la inserción de Filtros de Clip interno STC, este tipo de filtros se sitúan entre el objetivo y el sensor. Aunque, a priori, estos filtros no ofrecen las prestaciones de los filtros internos, es una magnífica opción si queremos trabajar con cámaras DSLR o mirrorless y ahorrar tiempo. La empresa taiwanesa STC Optics ha desarrollado este tipo de filtros insertables. Hasta el momento los filtros están disponibles para cuerpos de cámara DSLR full frame y APS-C y EOS de Canon, cuerpos DSLR full frame de Nikon así como para la serie sin espejo A7 de SONY y la línea APS-C y Fujifilm APS-C. La empresa ofrece filtros ND, filtro Astro y filtro infrarrojo UV-IR CUT. Hay que tener en cuenta que para las DSLR solo se podrá utilizar filtros en modo “Live View” ya que el espejo debe permanecer levantado para colocar el filtro. Uno de los hándicap de este tipo de filtro es el posible daño que puede ocasionar al sensor además de la posibilidad de generar una mayor cantidad de polvo interno en la cámara.

Por último, para todos aquellos equipos como los RED o las Blackmagic que no poseen filtro interno, en estos casos la mejor opción es insertar los clásicos Matte Box Portafiltros, pensados para alojar filtros externos en sus diferentes formatos (4×4”, 4×5,65” y 4×6”, los más utilizados) y para los que existen una gran variedad de filtros neutros en sus diferentes gradaciones e, incluso, con corrección de aberraciones como el IRV (infrarrojos), por ejemplo.

En este caso la marca alemana ARRI cuenta con una de las mejores calidades y prestaciones. Entre ellos aparece el filtro ARRI Full Spectrum ND, uno de los mejores filtros del mercado. Tanto es así que, si un filtro normal tiene un grado de reflectividad entre un 4% y un 6%, el filtro ARRI FSND tiene una reflectividad del 0,2%. Su diseño y sus prestaciones los hacen uno de las mejores opciones en lo que filtros ND se refiere: bordes semicirculares, para reducir el astillado, revestimiento (AR), recubrimiento hidrófobo, oleófugo, y muy resistente para evitar rayaduras. 

Dependiendo del tipo de grabación y de la cámara será más interesante un filtro u otro.  Esperamos haber “desmenuzado” el amplio mundo de filtros. Si quieres saber más sobre filtros, en nuestra Web tenemos un artículo comparativo de filtros, que te puede interesar. En Welab tenemos contenido sobre estos y otros temas del mundo audiovisual, si quieres conocerlos no dudes en visitar más contenidos en nuestra web de Welab Plus.


  MIEMBROS PROTECTORES